Vinicius se convierte en el salvador ante el Valladolid

Mientras Bale salió entre pitos del partido ante el Valladolid, silbado por la afición tras una actuación decepcionante, Vinicius fue aclamado por la grada del Bernabéu nada más poner pie en el césped. Entró en el 72’, en el lugar de Asensio, y dejó rápidamente su huella en el partido: en el 82’ marcó el tanto del empate.

Su disparo cambió de rumbo tras tocar en Kiko Olivas y acabó en la red, en una acción que puede calificarse de gol en propia puerta; pero Gil Manzano le señaló como goleador en el acta del partido y ayer no rectificó dicho informe.  Por ejemplo, a Cristiano durante años se le atribuyó erróneamente un gol en Anoeta en 2010 que realmente marcó Pepe, como reflejó Mateu Lahoz en el acta de aquel encuentro. As siempre consideró ese gol obra del central.

Cuatro minutos después del 1-0, Vinicius filtró un pase a Benzema que el francés convirtió en un penalti, tranformado por Ramos (aunque el Bernabéu pidió que lo lanzase el brasileño y reprochó al capitán que se lo adjudicase, como colofón a una tarde complicada para el sevillano en el estadio madridista), terminando de atar la victoria.

Sin dar una exhibición como sí hizo el pasado miércoles en Melilla, cuando asistió a Asensio y posibilitó también el gol de Odriozola, el brasileño cambió el partido para el Madrid, participando en los dos tantos tras salir con 0-0 desde el banquillo y metiendo presión a Solari para que cuente con él en el once titular de los siguientes partidos.

Vinicius en un partido de pretemporada – lev radin / Shutterstock.com

Vinicius espera que el partido ante el Valladolid le dé el impulso que necesita para colarse en el once blanco de forma más regular, ahora que tanto Bale como Asensio atraviesan momentos complicados; queda por ver si Solari corresponderá a ese buen rendimiento en los dos partidos que le quedan al Madrid antes del parón: este miércoles ante el Viktoria Plzen y el domingo ante el Celta, ambos encuentros a domicilio.

El atacante colocó la imagen de su celebración del gol ante el Valladolid en su perfil de Twitter, donde ayer tuvo un recuerdo para su exequipo, el Flamengo, que a su vez pidió el voto para él en una encuesta sobre quién debe ganar el Golden Boy 2018, al que está nominado Vinicius junto a otros 19 jóvenes futbolistas.

Vinicius entró a falta de veinte minutos y se llevó la ovación de la tarde. Con él sobre el campo el Madrid siguió jugando igual de mal­, pero a falta de siete minutos culminó una internada por su banda con un chut desviado claramente sin peligro que golpeó en el central Kiko Olivas y acabó en la red de Masip. La suerte, tan tozudamente enemiga de Lopetegui, había cambiado de bando y favorecía a los blancos.

Tras el partido Solari se mostró elogioso con todos. Respecto a los pitos a Bale, fue conciliador: “La gente se expresa al momento, mañana marcará goles y lo celebrarán con él. El trabajo de Bale fue igual de importante que el de Vinícius”. Hoy uno representa la cara y el otro la cruz, un indicativo de cómo está este Madrid.