IconCASAS DE APUESTAS
IconBONO
IconLIVE SCORE
IconPRONÓSTICOS
IconAPPS
Ba

Valverde seguirá siendo entrenador del Barcelona la próxima temporada

Esa es la decisión tomada por los máximos mandatarios de la entidad azulgrana, que desde la derrota de la final de Copa han estudiado la situación del técnico para acabar tomando esta decisión: mantener la confianza en El Txingurri, tras ganar dos Ligas consecutivas, y a pesar de la debacle de Anfield y el subcampeonato de Copa.

Josep María Bartomeu, en línea directa con la dirección deportiva, no ha variado finalmente su sentir, expuesto públicamente y con insistencia tanto antes como después de Liverpool y el Villamarín. Apuesta firme en Valverde, al que incluso tras caer contra el Valencia exoneró del resultado. “Esta derrota no es culpa del entrenador”. Previamente, en un acto con socios antiguos, indicó: “Quiero poner en valor a alguien que de manera discreta y con inteligencia está ayudando en nuestro equipo. Hablo de Ernesto Valverde, en quien confiamos plenamente”. Todo ello a pesar de voces dentro del club que pedían un cambio de rumbo en el entrenador.

El sentir del vestuario seguramente también ha sido tenido en cuenta a la hora de valorar la toma de una decisión tan drástica y disonante con lo que se venía transmitiendo públicamente en las últimas semanas respecto al entrenador. Desde Messi a Piqué, pasando por Rakitic o Jordi Alba, los pesos pesados han trasladado su respaldo al entrenador de cara a una nueva temporada. El único escenario que podría dar un vuelco a esta situación es que el propio Ernesto Valverde decida dimitir y no seguir dirigiendo al Barça, aunque es un extremo que el club no contempla, debido a que el técnico no ha transmitido todavía nada al respecto ni tampoco ha dado muestras que inviten a pensar en una salida por decisión propia.

Ernesto Valverde tiene la posibilidad de seguir demostrando su valía – Kostas Koutsaftikis / Shutterstock.com

Confianza de Messi

Con esta decisión, tomada apenas tres días después del punto y final de la temporada, se pretende también acabar con todas las informaciones y especulaciones surgidas alrededor del banquillo azulgrana, que estaban construyendo una atmósfera de inquietud hacia la figura de Valverde. Está por ver cómo responde el barcelonismo a la continuidad del extremeño después de unas semanas que prometían triplete y han acabado con dos decepciones de las que se tardan en olvidar, sobre todo la de Anfield.

El Txingurri afrontará su tercera temporada en el Barcelona con el mal sabor de boca dejado por el 4-0 de Liverpool y el 1-2 del Villamarín, sabedor de que la exigencia se multiplicará después de la insatisfacción que ha dejado entre la afición una temporada en la que el Barça ha revalidado su título de Liga, que no es poco, ni mucho menos, y de que se mirará con lupa no sólo los resultados, sino también el estilo. Triple mortal para Valverde y también para Bartomeu, que está empeñando una parte importante de la confianza del socio en el devenir del Txingurri.

Pero ni tener el aval público y privado de Leo libra a Valverde de una tormenta que pudo acabar con su carrera en el Camp Nou, por mucho que el propio presidente, hasta en tres ocasiones, le respaldara y apoyara. De repente, el Barça ha viajado al ambiente convulso de la década de los 80 antes de la llegada de Cruyff.

Es como si se hubiera trasladado a los años negros de Gaspart en la presidencia (del 2000 al 2003) donde no se ganaba nada. Aquí Valverde sí que ha ganado. Y más de lo que parece, por mucho que el doble fracaso en la Champions ensucie todo.
Suma el ‘Txingurri’ cuatro títulos (dos Ligas, una Copa del Rey y una Supercopa) de los ocho que ha disputado, gestionando, al mismo tiempo, un equipo que se ha ido envejeciendo sin que se haya solucionado, por ejemplo, la marcha de Neymar al Paris SG. Recibió 222 millones de euros e invirtió 300 incluyendo, eso sí, todos los variables en Dembélé (140) y Coutinho (160). Tenéis la posibilidad de apostar que el Barcelona ganará la próxima Champions con una cuota 5.50 en Bwin.