IconCASAS DE APUESTAS
IconBONO
IconLIVE SCORE
IconPRONÓSTICOS
IconAPPS
Ba

Paso adelante del equipo de Marcelino en Europa League

La banda derecha acabó el partido siendo un retrato de un futuro inmediato del VCF: Ferran Torres de lateral derecho y Kang In de interior a pie cambiado. Estaba todo resuelto, pero se complació la grada de ver juntos a sus dos promesas. El resto fue un trámite para alcanzar los octavos de final de la Liga Europa con más minutos acumulados de Guedes y otro golito de Gameiro, siempre decisivo cuando entra de refresco. Al final del encuentro, los hinchas del Celtic, y pese a la eliminación, siguieron cantando y animando a sus jugadores como si el fútbol, en efecto, solo fuera esa excusa para ser feliz. Ninguna derrota les quita esa felicidad.

El Valencia fue muy rácano con su público en la primera parte: apenas ofreció un puñado de minutos, los finales, de diversión, ya con un jugador más por la expulsión desde el 36 del lateral derecho Toljan. Dio mucha rabia el pitido final justo cuando había llegado por fin el juego a Mestalla. Los 40 minutos previos fueron soporíferos. Ni siquiera la cómoda renta de la ida en Celtic Park animó al Valencia al soltarse. Es un equipo con aversión al riesgo. Todo son pases de seguridad. Nadie se atreve con un envío en profundidad. La presión tan tibia del VCF permitió posesiones largas del Celtic.

Al segundo esprint Garay no resiste.
 Y ahora que ha encadenado varios partidos seguidos, cayó a la primera de cambio. Entró Coquelin, también tocado, de central. No podía faltar la entrada bruta de Brown, que cazó a Guedes de mala manera. Hubo de ser Diakhaby quien metiera un pase raso en profundidad a Guedes, cortado en falta por Toljan, que vio la segunda amarilla. Ahí vio el Celtic el fin de sus aspiraciones de remontada, no tan lejanas en la raquítica primera media hora del VCF.

El Valencia se posiciona como uno de los favoritos de cara a ganar la Europa League – EFECREATA.COM / Shutterstock.com

Bandera blanca

El cuadro escocés levantó la bandera blanca en la reanudación. Mestalla se preparaba para la goleada, pero le volvió a costar mucho al VCF materializar sus ocasiones. Entró Gameiro y concretó una asistencia de cabeza de Wass desde la línea de fondo tras un magnífico centro en diagonal de Parejo. Wass, por cierto, errático en el servicio con el pie, es un excelente cabeceador.

Quedaba complacer al público y lo hizo por fin Marcelino al dar paso a Kang In para el último cuarto. Retiró a Wass y retrasó a Ferran de lateral. El pequeño surcoreano metió dos pases y un control de un balón llovido que hizo las delicias de la gente. Le falta físico, claro, pero es un talento puro y suple esa carencia de músculo con una inteligencia superior al resto. A punto estuvo de marcar de cabeza. Y la grada se quedó con ganas de verlo más. Hay jugadores que llenan los ojos de la gente.

El Valencia conocerá hoy a su rival y sabrá, además, si Garay tiene baja para rato. El central argentino torció el gesto en el minuto 21 por unas molestias musculares en su muslo derecho. Con la duda de Paulista, con Diakhaby sin madurar y con Roncaglia recién llegado, se plantea un problema central para Marcelino. Fue la mala noticia del día. Porque hasta el técnico se atrevió a dar minutos a la gran esperanza. Kang In disfrutó de un ratito y tuvo la ocasión de marcar. Hubiera sido el postre más delicioso.