Nuevos protagonistas deberán aparecer en el Clásico

No es un Clásico cualquiera. Iba a ser el primer gran duelo sin uno de sus grandes protagonistas de la última década, Cristiano Ronaldo, pero ahora se ha sumado también el otro gigante, Leo Messi, lesionado, y que verá la cita desde la grada del Camp Nou. Así que se abre ahora otro partido en el que todos tendrán que asumir mayor responsabilidad, tanto en el Barcelona como en el Real Madrid, acostumbrados a vivir de las grandes actuaciones de los mejores jugadores del mundo.

Pero estas dos ausencias salpican especialmente a los dos nueves, los que deben asumir más que ningún otro la responsabilidad del gol. La buena noticia es que tanto Benzema como Luis Suárez han demostrado que rinden y les van los Clásicos. A Luis Suárez le van este tipo de partidos. Es un futbolista con carácter que da la bienvenida a empresas mayúsculas como la de mañana en el Camp Nou. No son palabras. El uruguayo lo demuestra con hechos. 

En los últimos años se ha convertido en la auténtica bestia negra del conjunto blanco. Desde que se enfundara por primera vez la camiseta azulgrana, curiosamente debutó con el Barcelona en el Bernabéu, le ha marcado seis goles en Liga. Una cifra que supera al propio Messi, que en los mismos partidos ha anotado cuatro tantos, más otro en Supercopa.

Es evidente que la pareja ha sido el gran quebradero de cabeza del Madrid a lo largo de estas últimas temporadas. Sin embargo, en esta ocasión Leo ha dejado solo a su gran amigo. La lesión sufrida ante el Sevilla obliga al argentino a ver el choque desde el sofá. Suárez sabe que debe tirar de galones y echarse el equipo a la espalda. Por mucho que desde fuera se quiera aupar a Coutinho a la categoría de gran líder, la realidad es que todavía anda muy lejos. Así se demostró el miércoles ante el Inter, partido en el que el brasileño pasó de puntillas. Suárez no. Sabe la responsabilidad que tiene en el equipo y más cuando no está Leo. Frente al conjunto italiano fue el líder que necesita el grupo, tanto a nivel de juego como en el plano anímico.

Alineación del Real Madrid esta temporada – Leonard Zhukovsky / Shutterstock.com

Hacen falta sus goles y, si no puede ser, sus asistencias, capítulo en el que el uruguayo anda fino en esta campaña. Lleva seis, alguna de ellas tan espectacular como el pase que le dio a Rafinha en el primer tanto frente al Inter.

Karim Benzema, por su parte, también se crece en este tipo de partidos. De hecho, es una de sus víctimas favoritas. Le ha hecho nueve goles y ha dado siete asistencias, y cierto es que siempre deja su sello con buenas actuaciones. Se siente cómodo en el Camp Nou, donde despliega todo su juego y ha dejado goles y acciones técnicas más que destacadas. Sólo a Málaga y Granada les ha hecho más goles que a los azulgrana, con diez a cada uno.

Benzema tiene más presión esta temporada con la salida de Cristiano. Tras un comienzo prometedor, con cuatro goles, se quedó seco, pero parece que vuelve tras su buen partido ante el Viktoria Plzen.

Al margen de hacer el primer gol, ya es el cuarto máximo artillero en la historia de la Champions tras superar a Van Nistelrooy, y por detrás sólo de Cristiano, Messi y Raúl, el francés fue el mejor del frente de ataque. Parece que a falta de que Bale dé un paso al frente, está asumiendo los galones. Karim sigue siendo, además, el máximo goleador del Madrid con seis goles, cuatro en Liga, uno en Champions y otro en la Supercopa.