Luis Enrique sigue trabajando desde la distancia con la selección española

La selección española afronta una de las situaciones más complicadas de su historia. Luis Enrique, seleccionador y líder de este proyecto de reconstrucción iniciado tras el Mundial de Rusia, afronta un serio problema personal que le hizo regresar desde La Valeta a Barcelona en las horas previas de la victoria de España sobre Malta. El asturiano está volcado con los suyos, pero sigue trabajando. De otra manera, sin la intensidad de la normalidad, sin pisar los estadios para ver a jugadores en directos, pero sí viendo partidos por televisión y en contacto con su cuerpo técnico.

Sus ayudantes tratan de que la dinámica de trabajo no se altere. Robert Moreno, que dirigió a la selección en Malta, Rafa Pol, Jesús Casas compagina su trabajo semanal entre Barcelona, la Ciudad del Fútbol de Las Rozas y los campos en lo que hay seleccionables. Junto a ellos, Joaquín Valdés, el psicólogo y pieza clave como nunca en esta etapa de la vida de Luis Enrique.

Este vacío llega en un tramo en el que los técnicos de la selección se enfrentan a la ventana más complicada de la fase de clasificación, la de junio. En ella aparece un viaje complicado a las Islas Feroe (7 de junio) y el rival más duro (tres días después en el Bernabéu ante Suecia). Pero el gran problema es el calendario.

Luis Enrique en una rueda de prensa – imagestockdesign / Shutterstock.com

Próximos compromisos

Luis Enrique, que siempre ha entendido el trabajo en equipo como esencial, participa en el diseño de una concentración especial. Los partidos llegan casi tres semanas después de que acabe la Liga en España o en Alemania. En Inglaterra termina una semana antes, en Italia una después… Pendientes de qué equipos lleguen a las finales europeas (29 de mayo y 1 de junio) y de las de Copa de cada país, los técnicos de la selección tienen preparado una concentración mixta para que no haya jugadores parados durante dos o tres semanas antes de que el 3 de junio puedan comenzar a trabajar con normalidad los elegidos.

Este es un problema que ya tuvieron que lidiar Del Bosque y Lopetegui, con la ventaja para ellos que había más internacionales involucrados en el tramo final de la Champions. De la última lista, sólo quedan vivo en la Champions los del Barcelona (Jordi Alba, Busquets y Sergi Roberto) y De Gea. Y el martes se cruzan entre ellos.

Mientras, Luis Rubiales es el que mantiene contacto con Luis Enrique. Es el único canal abierto. El presidente de la RFEF le ha mostrado un apoyo absoluto al seleccionador, como no podía ser de otra manera. Y le ha pedido que no tome ninguna decisión desde la precipitación. La selección pasará los partidos de junio con este panorama. Luego, dependiendo de cómo evolucione el problema, será momento de plantear el futuro por un lado u otro.

Los jugadores de España también están informados. La RFEF se ha ocupado de mantener al día al capitán, Sergio Ramos, que no sólo está apoyando a Luis Enrique, sino que también está ejerciendo con el resto de sus compañeros. Han creado un grupo de WhatsApp para los asuntos relacionados con la Selección. Detrás de toda la operativa están dos magníficos profesionales: Marisa González, directora de Comunicación de la RFEF, y Pablo García Cuervo, el jefe de Prensa. España tiene una cuota 7,50 como ganador de la Eurocopa 2020 en William Hill y es una buena apuesta de cara al torneo internacional.