La rota relación entre Cristiano y el vestuario del Real Madrid

En apenas cinco meses que lleva en Italia ya han sido varias las ocasiones que CR se ha dirigido, en un tono despectivo, hacia el equipo blanco. En una entrevista a tres bandas con medios transalpinos volvió a reiterar: “La Juventus es el mejor grupo en el que he jugado. Aquí somos un equipo. En otros lugares, alguien se siente más grande que los demás, pero aquí están todos en la misma línea. Son humildes y quieren ganar”. Estas declaraciones no han sido las únicas, pero sí las últimas. Y han tenido respuesta en boca del entrenador actual del equipo madridista: “La humildad es la virtud de los grandes”, fueron las palabras que se convirtieron en dardos dirigidos hacial el ‘7’ de la Juve.

Cristiano Ronaldo se queda solo o casi. El portugués se ha alejado del madridismo de manera preocupante para quien durante nueve temporadas se convirtió en algo más que la franquicia del club blanco. Su deseo de salir y las posteriores declaraciones han puesto al borde de la ruptura un matrimonio que parecía ser eterno. Pero el distanciamiento no termina en los seguidores blancos. El del club parecía evidente, pero CR7 ha logrado que el vestuario blanco le preste cada día menos atención.

La relación con los que fueron sus compañeros hasta el pasado mes de junio se ha quedado reducido al contacto que mantiene con Marcelo, al que por cierto ambiciona tenerle a su lado en Turín. No hay más hilo conductor con el portugués. El vestuario, a través de los capitanes, reprendió al delantero en Kiev cuando el triunfo de la Champions pasó a un segundo plano para cuestionar su futuro como madridista.

Cristiano no guarda buena relación con el Real Madrid – Christian Bertrand / Shutterstock.com

Salida por la puerta de atrás

Un día después, sin embargo, le arroparon en público y pidieron su continuidad. De ahí que no entiendan su manera de actuar y comportarse. Muchos de los jugadores del actual plantel blanco mantenían una relación profesional con él durante su estancia en el Real Madrid y se limitaban al trato de compañero sin más. Apreciaban lo que daba al equipo, pero tampoco gustaban muchos de sus gestos.

Con la salida de Pepe, Coentrao y James, Marcelo se quedó como único punto de apoyo dentro de un grupo profesional al máximo y que esperaba otra actitud del portugués hacia con los que vivió todo tipo de experiencias durante muchos años. En los jugadores blancos ha llamado la atención lo de la humildad y que hablé de familia en la Juventus y se olvide de ello en su etapa madridista. “Siempre merezco el Balón de Oro”, ha sido de las sentencias que peor han caído.

En verano y con la sucesión de premios recibidos por Luka Modric en detrimento de CR7, muchos de los que fueron sus compañeros no daban crédito a que diera la espalda a salir con la foto con un deportista como el croata. Ni los posteriores mensajes han servido para dar normalidad a una relación rota y que solo se sujeta por Marcelo. “No sabemos qué se cree”, sentencian algunos, para rematar otros, “no engaña a nadie”.