Gran estreno de Luis Enrique al frente de la selección española

La selección española consiguió la victoria en un complicado estadio como es Wembley ante un combinado nacional que no levanta cabeza tras su derrota en el Mundial. Luis Enrique incluyó varios cambios en el once, incluyendo a un jugador como Saúl, que no disputó ningún minuto en la cita mundialista. Además, decidió juntar a dos delanteros como Rodrigo e Iago Aspas para conseguir mayor estabilidad en ataque pese a no tener una referencia como Diego Costa.

Aunque en un principio el dibujo era de 4-3-3, Isco retrasaría su posición para acabar jugando con una formación de 4-4-2 para centrar el juego en la posesión de balón. Otra novedad fue la inclusión de Marcos Alonso en el once, sustituyendo a un Jordi Alba que no termina de ser del agrado del seleccionador asturiano. El lateral del Chelsea cuajó un partido seguro, el único al que se le vio una clara falta de adaptación es a Nacho ya que en el gol de Inglaterra se le vio claramente superado por Rashford.

Carvajal cuajó uno de los mejores partidos en la selección ya que fue todo un puñal por la banda derecha junto a Rodrigo, precisamente dos de los protagonistas en el gol del empate de Saúl. El jugador del Atlético de Madrid demostró que merece minutos en el césped del combinado nacional. Luis Enrique ha conseguido mínimamente que el equipo consiga largas posesiones con una mayor velocidad de circulación de balón, algo crucial ya que en el Mundial se le vio muy lento en ese aspecto. La Nueva España quiere ser protagonista con el balón, pero sin llegar a aburrir a los espectadores.

Luis Enrique comienza con victoria ante Inglaterra – Fabio Diena / Shutterstock.com

Otro de los puntos a destacar de este nuevo equipo con Luis Enrique al mando es la alta presión que imprimen sobre la salida de balón contraria, se vio en varias jugadas de la primera parte en la que a Pickford no le quedó otra que buscar un balón en largo para prevenir restos. Uno de los grandes cambios fue que Isco atrasó su posición en la segunda parte al estar bastante desaparecido durante los primeros 45 minutos de juego.

Luis Enrique tiene como principal misión buscar a un buen sustituto de Piqué, que no volverá a la selección, ya que a Nacho le hacen falta todavía unos partidos de adaptación. Íñigo Martínez podría ser una alternativa, aunque Luis Enrique prefirió probarlo como lateral izquierdo ante Inglaterra.

En definitiva, Luis Enrique ha provocado un cambio de dinámica muy necesario en el equipo. Solo tiene que perfeccionar algunos aspectos para volver a triunfar en torneos importantes, donde últimamente la selección española no ha logrado buenos resultados. Muchos meses y partidos quedan por delante hasta la próxima Eurocopa. Como bien dice el Cholo, hay que ir partido a partido y ese es el encuentro ante Croacia. Si saca un resultado positivo, el combinado nacional tiene muchas posibilidades de quedar líder en su grupo y disputar la fase final de la novedosa UEFA Nations League.