Godín salva al Atlético en el descuento

El gol del cojo hundió, más todavía, al Athletic ayer en el nuevo Metropolitano. Godín, arrastrando una pierna desde muchos minutos antes y ejerciendo de delantero centro, firmó la remontada colchonera en el tiempo de prolongación. A los leones se les hizo eterno un encuentro que parecieron tener ganado durante fases concretas del mismo. Cuesta explicar lo acontecido en la lluviosa tarde madrileña. Los pupilos de Berizzo hicieron una primera hora muy seria. Tuvieron incluso la capacidad de ponerse por delante en el marcador e incluso de volverse a poner por delante cuando los locales firmaron el 1-1 provisional.

Luego, con 1-2 de ventaja, se limitaron a defender un resultado ante un rival con recursos suficientes como para atacar por tierra, mar y aire. Con todo. Con el alma en cada choque, en cada balón disputado. A las bravas. Los cambios de Simeone hicieron mejor al Atlético. Los de Berizzo, en cambio, debilitaron a un Athletic que acabó pagando caro, muy caro, su exceso de conservadurismo. Sorprendentemente Beñat y Williams, dos de los destacados, fueron los primeros en irse a la caseta con mucho por decidirse todavía. La apuesta inicial del míster fue acertada. La final, en cambio, supuso la pérdida de tres puntos. Lo que no mejora, empeora. El Athletic sigue en caída libre. Ayer, cierto es, jugó como casi nunca, pero perdió como siempre.

Simeone realizó varios cambios respecto al once que presentó el martes en Champions frente al Dortmund. El entrenador colchonero, con numerosas e importantes bajas en el eje de su zaga, tiró de Godín junto al ‘juvenil’ Montero con Arias y Filipe Luis en los laterales. Diego Costa regresó a la punta. Berizzo, esta vez sí, recuperó la idea que aparcó tras la visita de los leones al Camp Nou. El Athletic volvió al 4-4-2 con la banda derecha con De Marcos y Susaeta y la izquierda con Balenziaga y Yuri. Núñez repitió en el centro de la defensa junto a Iñigo Martínez y Beñat, recuperado, ejerció en el doble pivote junto a San José con Muniain de enlace y Williams en la punta.

Godín marcó el gol del triunfo ante el Athletic – Christian Bertrand / Shutterstock.com

Los locales apretaron de salida a un equipo bilbaíno, ayer con camiseta azul y pantalón blanco, que no sabía qué hacer una vez que recuperaba la pelota. El Atlético, pese a todo, apenas creó peligro. Un susto en forma de control forzado de De Marcos cerca de la línea de portería y poco más. Los leones fueron asentándose y soltándose con el discurrir de los minutos. Susaeta probó suerte con dos tiros sobre la portería de Oblak; pero fue Williams, tras una gran mano del portero esloveno a remate de San José, el que abrió el marcador en el minuto 36. El Athletic se convirtió así en el primer rival capaz de hacer gol al Atlético esta temporada en el primer tiempo. Quedaba, eso sí, todo el segundo por delante para poder cantar victoria.

Simeone empezó a apretar desde el mismo saque de centro. Vitolo entró de salida por Diego Costa. Gelson se incorporó poco después. El Athletic no se inmutó hasta que Thomas, con un potente tiro desde fuera del área, empató en el minuto 63. Kalinic completó el carrusel de cambios locales. La reacción bilbaína no se hizo esperar. Pase al hueco de Muniain y gol de Williams apenas dos minutos después. Simeone optó entonces por bajar a Saúl y Thomas de centrales y mandar a Godín, lesionado, de delantero centro. Berizzo optó así meter a Nolaskoain para sacar a un inspirado Beñat. Más tarde compareció Raúl García, ovacionado, como ariete por Williams. Capa, por Susaeta, cerró las sustituciones.

Los colchoneros, espoleados por su afición, no pararon de intentarlo y encontraron su recompensa. Primero con un tanto de cabeza de Rodrigo y después, en el tiempo de prolongación, con otro de Godín, previa consulta al VAR. El gol del cojo mató a los leones, que además vieron para poner la guinda al pastel, cómo Sánchez Martínez expulsó a Berchiche con roja directa por protestarle airadamente, tras haberle sacado momentos antes una amarilla, todo ello después de acabar el encuentro.