IconCASAS DE APUESTAS
IconBONO
IconLIVE SCORE
IconPRONÓSTICOS
IconAPPS
Ba

El sueño y éxito de Borja Iglesias en el Espanyol

Saluda y sonríe. Coge un panda, su mote debido a una canción de Desiigner, y sonríe. Posa y sonríe. Habla y sonríe. Es la contraseña de Borja Iglesias (1993, Santiago de Compostela), una de las sensaciones de la temporada en el Espanyol. Así es el goleador y la persona. La temporada ha terminado de forma de forma espectacular. ¿Se puede considerar el triunfo de un tío normal? Puede ser. Vivimos un momento complicado, cambiamos la forma de juego y el final ha sido increíble. Defina en una palabra lo que ha vivido en esta semana. Sueño, un sueño que teníamos todos desde que empezó LaLiga. Tal y como ha llegado es incluso más bonito.

¿Qué piensa al ver la foto a hombros en el césped? Lo hablaba con mi familia. Nunca me habría imaginado salir así de un campo. Es increíble. Todo el mundo abrazándote, agradeciéndote. Es un momento muy bonito. Tras el momento difícil que vivimos, se cuestionaba todo y así fue mejor. ¿Cómo hizo para conservar la ropa que le quedaba? Fueron muy respetuosos quitando lo del pantalón… La camiseta les dije que la quería guardar de recuerdo y me lo permitieron.

¿Qué queda del niño que pedía autógrafos a Fernando Torres? Mucho. Lo vivo con esa intensidad. Cada vez que me lo encontraba por Santiago iba a darle la lata. Siempre fue cariñoso con una sonrisa y eso es una lección buena para usarla. Desde fuera da la sensación de que ha disfrutado la temporada, de que lo pasa bien. He disfrutado mucho. Estos años han sido increíbles. He ido creciendo poco a poco, he vivido momentos que hace tres temporadas no habría imaginado. Lo he saboreado con todo lo que podía.

El Espanyol durante un partido esta temporada – Christian Bertrand / Shutterstock.com

De pedir autógrafos a darlos

Ha pasado de pedir autógrafos a darlos. ¿Recuerda el primero que firmó? El momento exacto no, pero sería en la etapa del Celta B. Disfruto cuando me paran. Tengo en casa los de Torres y los de la gran mayoría de equipos que iban a Riazor o Balaídos. Me llevaban mis padres con mi mejor amigo Emilio y tengo de todas las plantillas del 99, el 2000.

¿Qué le quita la sonrisa a Borja Iglesias? Pocas cosas. Intento disfrutar cada momento. Hay cosas en el día a día con las que es difícil convivir, que no son justas, que al final, tal y como está montada la sociedad chocan y la gente sufre por culpa de ello. Son momentos en los que hay que reflexionar y te das cuenta de que lo tuyo es muy bonito y si puedes ayudar pues también.

¿Es mejor llegar al éxito con 26 años que con 18? Cada uno vive su momento. He disfrutado mi camino hasta aquí y gracias a eso he llegado más preparado. Hay que valorar lo que cuestan las cosas para que cuando llega algo que se lleva buscando se aproveche. Aspas siempre me ha cuidado mucho, me alegro de que haya ganado el Zarra ¿Con 26 años hay mucho que aprender? Sin duda. Me gusta empaparme de mis compañeros, del cuerpo técnico, de la gente del club que está cerca. En el fútbol este año he trabajado mucho en las disputas, en el juego aéreo.

¿Cómo se lleva ser ídolo del Espanyol al lado del gigante Barça? Es una pasada. Recibo cariño y admiración. Dentro de la ciudad hay diferencia de masa social y de economía grande, lo sabemos, pero dentro de eso sabemos lo que tenemos, nos gustan nuestros valores y los sabemos disfrutar. ¿Se siente uno muy pequeño? No tanto, es cierto, a veces parece que somos muy pequeños, pero no tanto como dicen. ¿Cree que son un poco robots como dice Bale? Vivimos en una disciplina que no es la habitual, pero esos esfuerzos y sacrificios merecen la pena para todo lo que tenemos. El Espanyol no juega más esta temporada pero disputará la Europa League esta temporada, final donde recomendamos apostar por el Arsenal a cuota 2,20 en Bwin.