El Sevilla entra Champions gracias a la victoria ante el Betis

El Sevilla venció sufriendo al Betis. Pau López subió a rematar el último córner del encuentro. Un derbi de poder a poder, cada uno con sus armas, que se terminó llevando el conjunto nervionense gracias a su pegada. Caparrós, que no jugaba un derbi en su estadio desde hacía 15 años, se lleva la mayor de las alegrías. Tres sumaba Setién, sin derrota. Sufre la primera en un momento delicado para él. Los Sevilla-Betis se han convertido en un espectáculo de goles. Espectáculo futbolístico según la ciudad de Sevilla.

El Betis salió a lo que le gusta: mandar. Esa acumulación de hombres por dentro, por mucho que Caparrós quisiese evitarla con su alineación, propiciaba una superioridad manifiesta. La ausencia de Gonalons le hizo daño al Sevilla Y Caparrós trató de solucionarla con un trío, pero ninguno de ellos maneja bien el juego posicional y el conjunto verdiblanco campaba a sus anchas por la zona ancha. Caparrós metió a Munir por la izquierda y le pidió a Franco Vázquez que fuese mediapunta. Y adelantar un poco más la defensa para hacer el espacio más pequeño. Con todo esto, la primera fue para Jesé en un error de Navas tras un córner del propio Sevilla. Vaclik salió mal y el canario, sin portero, lanzó flojo.

Esto espoleó al Sevilla. Que se fue a por el Betis y trató de hacer daño por banda. Y el primer balón que llegó en ventaja al costado derecho, con Navas y Sarabia, propició el centro al área del madrileño para que Munir cabecease a la red. Sin estar cómodo se adelantaba en el derbi. Y el equipo nervionense se vino arriba. Ben Yedder pudo sentenciar el choque unos minutos después tras una jugada a pocos toques con el Mudo Vázquez. Pau López hizo un paradón.

El Sevilla celebra uno de los tantos del derbi – Laszlo Szirtesi / Shutterstock.com

Final de nervios

En el segundo periodo cambió el escenario con un Betis que regresaba a ese fútbol de mando pero con ese vértigo que se le reclama. Lo Celso la tuvo en el primer minuto. Era otro plan de Quique Setién. No fallaría el argentino en la siguiente, con un balón de Guardado a la entrada de Junior por banda y centro al punto de penalti, donde Lo Celso la pegó de cine. Era el momento del Betis y de sus mejores jugadores. Y ahí, un Canales tocado, sufrió una pérdida de pelota que significó el inicio del segundo tanto local. Munir condujo la contra, cedió el balón a Ben Yedder, quien, a falta de goles, supo buscar al goleador Sarabia. Otro del madrileño.

El Sevilla volvía a mandar. Momentos decisivos del derbi. Y en estas, en otra pérdida, el Mudo Vázquez, que iba a ser sustituido en cuanto el balón saliese, se encontró un balón cerca de la frontal. La defensa bética le esperó, esperando que filtrase un pase a Ben Yedder, pero el argentino se sacó un zurdazo pegado al palo de Pau López.

Explotó el Sánchez-Pizjuán. El Sevilla abusaba de su pegada para poner el derbi a su favor. Sin embargo, quedaba partido por delante. Caparrós movió el banquillo y tuvo que retirar a Banega por lesión. Su equipo se vino atrás y el Betis, con Joaquín y Tello sobre la hierba, generaba verdadero peligro en las cercanías del área sevillista. Una falta de Carriço, quien llegó tarde, permitió al 11 bético tener una de esas que ya ha clavado en este curso. Golazo de Tello. Había derbi.

El Sevilla se llevó un derbi muy deseado. Llevaba tres sin poder saborear la victoria. Una Semana Santa pintada de rojo. Con un Caparrós que vuelve a ganar uno 15 años después. El Sánchez-Pizjuán se rindió a su héroe. El Betis deberá corregir sus errores de cara al futuro. Compitió bien, pero sigue siendo demasiado blando atrás. La pegada decide. Europa mira hacia el barrio de Nervión. El Sevilla se jugará muchas de sus posibilidades de jugar la Champions el próximo domingo ante el Getafe. Recomendamos apostar al menos 2,5 goles a cuota 1,65 en Codere.