IconCASAS DE APUESTAS
IconBONO
IconLIVE SCORE
IconPRONÓSTICOS
IconAPPS
Ba

El Real Madrid no rinde ante los grandes equipos

El equipo de Lopetegui no comenzaba de buena manera la temporada ya que se vio claramente superado por el Atlético de Madrid en la Supercopa de Europa. Se le restó importancia a esta derrota al ser prácticamente durante la pretemporada, sin el ritmo de competición adecuado para grandes citas. Lopetegui y la directiva solo vieron necesario el fichaje de Mariano para suplir la salida de Cristiano Ronaldo, el buque insignia del Real Madrid.

Turno de la competición doméstica que el Real Madrid vendió estrepitosamente la temporada pasada, con una diferencia abismal respecto al Barcelona a mitad de temporada, por lo que era el momento de demostrar que el equipo era capaz de ser regular y mostrar una buena imagen cada fin de semana. Los tres primeros partidos de liga ante rivales de tabla baja fueron solventados con facilidad, aunque el equipo ya mostró algunas carencias en su partido ante el Getafe. Los problemas comenzarían a aparecer con la visita del conjunto blanco a la catedral del fútbol, San Mamés, en un duelo que se preveía complicado.

Los pronósticos no fallaron ya que el Athletic saldría en tromba, imprimiendo una presión muy alta que ahogó al conjunto de Lopetegui en su campo. Muniain adelantaría al conjunto local tras aprovechar un despiste defensivo, poniendo el 1-0 en el marcador para los suyos. El Real Madrid pudo haber encajado algún gol más, pero por suerte el árbitro pitó el descanso. Tras la reanudación, el conjunto blanco salió dispuesto a igualar la contienda, la entrada de Casemiro e Isco por Ceballos y Modric fue clave para que el conjunto visitante mejorase su juego. Isco marcaría el gol del empate en su primera intervención en el partido y el Real Madrid tendría alguna que otra oportunidad más para llevarse los tres puntos de un feudo complicado.

Aficionados del Real Madrid animando a su equipo – Marcos Mesa Sam Wordley / Shutterstock.com

El equipo de Lopetegui afrontaría unos días después el debut en Champions contra la Roma. El partido contaba con un detalle morboso ya que se enfrentaban al equipo que eliminó al Barcelona en la edición pasada, un aspecto más que podía servir de motivación. El equipo cuajó un partido fantástico que acabaría ganando por 3-0 con goles de Isco, Bale y Mariano, que hacía su primer gol con la camiseta blanca. El siguiente partido de liga era peligroso al poder acusar el cansancio de jugar un partido intersemanal. El Espanyol tuvo varias oportunidades de sorprender al Real Madrid pero la pegada del conjunto blanco se impuso con el solitario gol de Asensio.

La prueba de fuego llegaría en la jornada 6 con la visita a uno de los campos más complicados de la categoría, un Sánchez Pizjuán en el que se creía en la victoria. Para sorpresa de todos, el Sevilla saldría muy motivado y conseguía batir a Courtois en dos ocasiones en tan solo 21 minutos de juego. La situación se agravaría con el tercer tanto de los andaluces, obra de Ben Yedder tras un error defensivo a la hora de despejar un saque de esquina. Lopetegui y los suyos no tienen tiempo de lamentarse ya que este fin de semana reciben al Atlético de Madrid en el Santiago Bernabéu, una nueva oportunidad para que los blancos demuestren que la presión no puede con ellos en los partidos importantes.