El Rayo Vallecano coge respiro ante el Éibar

Embarba dio los tres puntos a los vallecanos cuando más lo necesitaba. El ’11’ franjirrojo aprovechó una acción de Álex Moreno por banda izquierda, cuando, desde el área pequeña, Adri empujó la pelota para que se metiera dentro de la portería de Riesgo. Así, el Rayo suma su primera victoria del curso en casa y Míchel respira más tranquilo. Eso sí, a pesar de la victoria, el cuadro madrileño milita penúltimo con 10 puntos.

Cambió el guión y el signo del encuentro. Adrián Embarba se echó al Rayo Vallecano a sus espaldas para que los de Míchel se impusieran este viernes al Eibar con un solitario tanto del citado centrocampista en el minuto 53. El conjunto dirigido por Mendilibar, que llegaba a Vallecas con la moral por las nubes tras su 3-0 al Real Madrid, se mostró cómodo durante la primera mitad, pero fue de más a menos y acabó cediendo para que los franjirrojos se reencontrasen con la victoria tras 10 jornadas sin sumar los tres puntos.

Tan solo 20 segundos tardó el Eibar en mostrar sus credenciales. Ese es el tiempo de partido que transcurrió desde el pitido inicial hasta que los de Mendilibar, tras un robo en campo rival muy ‘marca de la casa’, realizó el primer disparo a puerta por mediación de Escalante. Pero ni éste ni ningún otro de los chuts de color armero encontrarían la red del marco defendido por Dimitrievski.

Durante los primeros 45 minutos el Eibar dominó el juego. Marc Cucurella de nuevo se mostró muy incisivo por banda izquierda, y Joan Jordán realizó por momentos una exhibición de lo que tiene que ser un centrocampista llegador al área. Con todo, el conjunto vasco dio serias muestras de estar en el camino del 0-1, que cerca estuvo de llegar por mediación del canterano perico en el 24’, pero la efectividad del Eibar esta vez fue muy diferente a la mostrada frente al Real Madrid en Ipurúa.

El Rayo salvó los muebles ante el equipo vasco

El Rayo supo aguantar

En el Rayo, el mejor hasta el descanso había sido Álex Moreno, y precisamente suya seria la asistencia del gol que puso a los de Míchel con ventaja a los 8 minutos de la reanudación. El lateral la templó al corazón del área desde la izquierda en una de sus llegadas a línea de fondo, y Adrián Embarba puso el pie justo en el único hueco que dejaron Riesgo y Ramis sin cubrir. Así llegó el gol que a la postre inclinaría la balanza.

El propio Embarba, ya con ventaja en el marcador y confirmando las buenas sensaciones que venía mostrando tras el regreso de los vestuarios, dio un paso al frente para comandar a los suyos y ganar en sensaciones para mantener ese 1-0 hasta el final.

Míchel movió el banquillo para refrescar el equipo y ganar en consistencia atrás, y la jugada le salió bien ya que el Eibar no llegó a poner en serios aprietos a Dimitrievski. Con más corazón que cabeza por parte del conjunto armero, un despeje de Emiliano Velázquez tras centro de De Blasis desde la derecha fue la jugada más cercana al gol que nunca llegó.

Con este triunfo el Rayo de Míchel pone fin a una serie de 10 partidos sin ganar, y aunque no abandona la zona de descenso, sí que toma aire. El Eibar, por su parte, con esta derrota desperdició una oportunidad de oro como era la de haber dormido en puestos europeos en caso de haber vencido.