IconCASAS DE APUESTAS
IconBONO
IconLIVE SCORE
IconPRONÓSTICOS
IconAPPS
Ba

El Madrid debe ganar en Roma para asegurar el liderato

El Real Madrid disputa este martes un encuentro mucho más importante de lo que parece ante la Roma, en la capital italiana. De la suerte del choque podría depender el futuro del conjunto blanco, ganador de las tres últimas ediciones de la Champions League, en la máxima competición continental. Tanto, que una derrota ante el cuadro italiano obligaría a los de Solari a no perder ante el CSKA en la última jornada a riesgo de quedar relegados a la tercera plaza y verse obligados a disputar la Europa League.

La base de todas las posibilidades es que el CSKA gane este martes al Viktoria Plzen y en la última jornada al Real Madrid en el Santiago Bernabéu. Todo lo que no sea un triunfo de los rusos desmonta, por completo, cualquier tipo de KO blanco. Juega a favor de los rusos que el conjunto checo está, matemáticamente, eliminado de la máxima competición continental, aunque todavía tiene opciones de acabar en tercera posición y disputar la siguiente fase de la Europa League.

Strootman en un partido de pretemporada – Leonard Zhukovsky / Shutterstock.com

Todo ello suponiendo que se imponga la lógica y el CSKA venza en Moscú al Viktoria Plzen, que hasta el momento ha sumado un solo punto en las cuatro primeras jornadas. Estas son las opciones blancas.

Si gana, campeón de grupo

Un triunfo en el Olímpico romano garantiza el primer puesto de grupo para los blancos. Con 12 puntos, sólo podría ser alcanzado por la Roma, a la que habría ganado los dos partidos (3-0 en el Bernabéu), por lo que en cualquier empate a puntos los blancos quedarían por delante.

Si empata, todas las opciones abiertas

En este caso seguiría primero de grupo con 10 puntos, los mismos que la Roma. El CSKA, siempre que gane al Viktoria en Moscú, contaría con 7. En la última jornada, los de Solari se clasificarían como primeros ganando al CSKA y empatando, siempre que la Roma no ganara en Plzen. El Real Madrid sería segundo de grupo si empatara y la Roma venciera al Viktoria a domicilio.

Y en caso de derrota ante el conjunto ruso en el Bernabéu, los blancos se verían superados por el CSKA (que ganó 1-0 en la capital rusa) y quedarían en manos de la Roma. Una derrota italiana en Plzen derivaría en triple empate a 10 puntos, en cuyo caso el Madrid pasaría como primero. Un empate de la Roma, sin embargo, pondría a los transalpinos con 11 puntos y primeros de grupo y a rusos y madridistas empatados a 10; el CSKA desbancaría a los blancos al haberles ganado tanto en Moscú como en Chamartín.

Si pierde, alerta roja

Una derrota en Roma dejaría a los italianos con 12 puntos y al Real Madrid con 9. Si el CSKA gana al Viktoria, se plantaría en el Bernabéu con 7 puntos. Un triunfo ruso en el coliseo blanco metería al CSKA en octavos y relegaría a los blancos a la tercera plaza, que envía a los equipos a la Europa League.

El Real Madrid sería primero si ganara al CSKA y la Roma perdiera en Plzen, siempre que la derrota blanca en el Olímpico no fuera superior al 3-0 del partido entre ambos en el Bernabéu; en caso contrario, los blancos deberían conformarse con la segunda posición. Un empate lo confirmaría en la segunda plaza y le daría también el pasaporte a octavos.