El Espanyol de Rubi presenta su candidatura a Europa

Muchos analistas ponían al Espanyol en una zona baja de la tabla al no haberse reforzado demasiado respecto a la temporada pasada. La trayectoria del conjunto catalán fue claramente de menos a más con Quique Sánchez Flores, llegando la situación a un punto en el que el técnico fue varias veces cuestionado y estuvo a punto de salir rumbo a la Premier League. Finalmente, el conjunto blanquiazul supo reponerse del mal comienzo y finalizó en undécima posición, a nueve puntos del puesto que daba el privilegio de disputar la previa de la Europa League.

Tras un verano convulso con la marcha del técnico, llegaba Rubi para suplirle y el gran fichaje era Borja Iglesias, un delantero que había destacado en Segunda División con el Zaragoza y aterrizaba como el fichaje más caro de la historia de la entidad. El futbolista gallego sería a partir de ahora el máximo exponente en ataque de su equipo, una responsabilidad que debería compartir con Sergio García. La pretemporada sería un completo éxito ya que conseguirían seis victorias de seis posibles ante conjuntos de media tabla de la Premier League y Bundesliga.

David López durante uno de los partidos de esta temporada – Christian Bertrand / Shutterstock.com

Pese a ello, el equipo apenas había cambiado a los miembros de su plantilla y confiaba en poder mejorar los resultados cosechados la anterior temporada. Todo lo conseguido en los amistosos no serviría de nada si las sensaciones no se trasladaban a la competición doméstica. El primer partido sería en tierras gallegas, el estadio de Balaídos no sería un lugar sencillo para el estreno liguero de los pericos. Los de Rubi comenzarían ganando pero un gol en propia puerta pondría el 1-1 final en el marcador. No era mal resultado ya que posteriormente pincharían en ese estadio grandes equipos como el Atlético de Madrid.

La segunda jornada en casa era crucial para un buen comienzo ante su afición y demostrar que los malos síntomas del pasado habían quedado atrás. El rival sería un reforzado Valencia que buscaba sumar la primera victoria de la temporada. El equipo catalán demostró una gran solidez defensiva y aprovechó dos jugadas para ganar el partido por 2-0, el punto a destacar de los pericos fue el gran rendimiento en defensa ante jugadores de talla mundial como Rodrigo o Santi Mina. El Espanyol demostraba con estos tres puntos que la gran clave de la temporada será sumar en su estadio y convertirlo en un fortín del que muy pocos serán capaces de rascar algo.

El gran tropiezo llegaría en la tercera jornada ante el Alavés, el conjunto vasco planteó un partido muy cerrado y consiguió aprovechar dos errores de la zaga blanquiazul para remontar el encuentro. Derrota por 2-1 ante un rival supuestamente inferior, no sumar puntos no empaña el gran comienzo realizado por los pericos. Este jarro de agua fría no impediría al Espanyol seguir sumando de tres en tres, este domingo los discípulos de Rubi vencerían con gran dominio a un Levante que planteó una muralla defensiva. Un solitario gol de Sergio García permitiría al equipo catalán llega a la cifra de siete puntos en cuatro partidos. Los pericos se encuentran cuartos en este momento, empatados a puntos con el Celta de Vigo, que actualmente ocupa la tercera tabla en la clasificación.