IconCASAS DE APUESTAS
IconBONO
IconLIVE SCORE
IconPRONÓSTICOS
IconAPPS
Ba

El Betis triunfa en la parcela deportiva y en los despachos

El Betis ha publicado este viernes las cuentas de la temporada 2017-18, que cierra con un resultado de explotación positivo de 5,30 millones de euros, y el presupuesto para la actual temporada, que asciende a 126,22 millones. El club que preside Ángel Haro, sin embargo, confía en que finalmente alcance o incluso supere los 130 millones.

El principal crecimiento previsto en los ingresos de la entidad verdiblanca llega por los derechos de televisión, que alcanzarían como mínimo los 55 millones de euros, la recaudación por abonos, de 12,5 millones, la venta de entradas, de 3,5 millones, y el aumento de las cantidades recibidas por publicidad y marketing. Unas cifras a las que se añadirían 31 millones por venta de jugadores.

La previsión de gastos para el curso 2018-19 es de 121,13 millones, con lo que como mínimo, se espera cerrar las cuentas con resultado positivo de casi cuatro millones después de impuestos. El mayor incremento en los gastos llega, lógicamente, de los salarios, que pasarían de 54,8 millones a 70,8 millonestras los fichajes de primer nivel realizados este pasado verano.

El total de la deuda neta del Betis aumenta hasta 50,5 millones, pero con un ratio del 45% respecto a los ingresos relevantes (112,7 millones), dentro de los parámetros recomendados por LaLiga. Del total de deuda, 29,8 millones son a corto plazo (9 con entidades de crédito, 15,5 con clubes , dos con proveedores y 2,7 de deuda concursal) y 36 a largo plazo (14,6 con entidades financieras, 17,3 con clubes y 4,0 de deudas concursales).

El equipo titular antes de jugar en Mestalla – EFECREATA.COM / Shutterstock.com

El activo del club aumenta en unos 20 millones de euros gracias al crecimiento en la inversión de jugadores (que pasa de 4,9 millones en 2013 a 47,4 en 2018) y a las cantidades dedicadas a las mejoras en el estadio y las instalaciones (de 16,1 millones en 2013 a 34,5 en 2018). Así, con una plantilla valorada en unos 200 millones de euros, el Betis consigue equilibrio en sus resultado y su situación financiera pese a las inversiones.

EI Betis regresa al Benito Villamarín con la intención de lograr el tercer triunfo en casa del campeonato liguero y para ello tendrá que inponerse al Valladolid y, de paso, espantar el fantasma de los parones internacionales, puesto que los regresos no se le dan del todo bien a Quique Setién y sus pupilos.

La estadística dice que el Betis sufre cuando la competición se para. Si bien el referente más próximo es el del parón de septiembre, tras el cual el Betis arrancó un empate sin goles en Mestalla que no se puede considerar ni mucho menos malos, el año anterior el conjunto verdiblanco prácticamente contó por crisis cada parón que se produjo.

Y es que los de Setién el año pasado perdieron en Villarreal 3-1, en casa ante el Valencia 3-6 y en Eibar por 5-0 en los partidos inmediatamente posteriores a los parones que hubo antes de las vacaciones de Navidad. Ya en 2018, tras los últimos encuentros internacionales previos al Mundial, el Betis cosechó una victoria por la mínima (0-1) en su visita al Getafe en el Coliseum Alfonso Pérez.

Por tanto, el balance de Setién desde su llegada al Betis en los partidos que suceden a los encuentros de las selecciones es de un triunfo, un empate y tres derrotas, con cinco goles a favor y 14 en contra. Este Betis tiene poco que ver en la parcela defensiva con el de la primera mitad de la temporada pasada, aunque tampoco se parece en la ofensiva. Tras la derrota en el Metropolitano, lo ideal es volver a la senda del triunfo al calor de Heliópolis, pero para ello habrá que sobreponerse al estigma de los parones.