IconCASAS DE APUESTAS
IconBONO
IconLIVE SCORE
IconPRONÓSTICOS
IconAPPS
Ba

El Barcelona sentencia La Liga con la victoria en el Bernabéu

El triunfo de este sábado del Barcelona en el Camp Nou va mucho más allá de dejar la Liga prácticamente sentenciada para el equipo de Ernesto Valverde. Esta victoria significa que el Barcelona tome la delantera en el duelo particular de partidos frente al Real Madrid. Son 96 triunfos para los culés, una más que el merengue.

La clave ha estado el rendimiento de los últimos años. Con Guardiola el equipo azulgrana obtuvo varios triunfos consecutivos en el estadio madrileño. Una tendencia que se ha acrecentado últimamente. De las últimas ocho visitas del Barcelona al Bernabéu, seis han caído del lado catalán. Y algunas de ellas muy contundentes: un 0-4 y dos 0-3.

Este ‘sorpasso’ viene a confirmar la tendencia de que en los últimos años el Barcelona ha sido el mejor en España. Porque la superioridad no se limita a los enfrentamientos directos. Los títulos son elocuentes. En los últimos diez años, el Barcelona ha ganado siete títulos de Liga por dos el Madrid y uno el Atlético. Y tiene toda la pinta que esta edición también caerá del lado azulgrana.

Y en Copa más de lo mismo. En la última década ha ganado seis títulos. Los cuatro últimos los ha ganado el Barcelona. Y está en disposición de alzarse con un nuevo trofeo el 25 de mayo en Sevilla. Si lo hace, conseguirá un nuevo récord porque nadie ha ganado cinco Copas de manera consecutiva. El último escollo es el Valencia de Marcelino.

Rakitic fue uno de los principales protagonistas del partido – Ververidis Vasilis / Shutterstock.com

Motivación blaugrana

La historia en Europa está más equilibrada. Si tomamos las últimas ediciones no hay color porque el Real Madrid se ha llevado las tres ‘orejonas’. Si abrimos el periodo de análisis vemos que hay empate en los últimos 13 años con cuatro triunfos para cada uno, pero si se toma este siglo, el Madrid es superior a su rival con seis galardones.

Hay muchos responsables de este cambio de tendencia. El único que está en todas es Leo Messi. Es, sin duda, el mayor responsable. Pero no hay que olvidar a otros jugadores que han sido también determinantes. La lista es muy amplia: Luis Suárez, Piqué, Busquets, Xavi, iniesta, Puyol, Valdés, Ter Stegen, Villa... Y el trabajo de los entrenadores también es clave representados básicamente por Guardiola, Luis Enrique y ahora Valverde.

Un Barcelona que sólo anduvo por el campo, con poca intensidad, razonablemente ambicioso y, otra vez, con Messi de turista, volvió a dejar al Real Madrid en un esperpento. Enhorabuena, Solari. Ha logrado en pocas semanas dejar al equipo en un estado de shock. Anímica y físicamente. Por eso, el madridista decía en la grada: «Solari, ni un minuto más». Ni siquiera puede sostenerse hasta el martes, porque si sigue puede provocar la mayor hecatombe, el apocalipsis de la segunda era de Florentino Pérez. El Ajax es nombre de guerra. El Madrid actual es el de un equipo ajado, postrado a su desgracia.

Vayamos al meollo. Reguilón no es más que un defensa con espíritu, sin técnica, ni posición ni talento. Se tragó el gol de Rakitic, con la complicidad de un despistado Sergio Ramos. Pudo aprovecharse el Madrid de la inconsistencia de Sergi Roberto con Marcelo, pero se encontraba en los sótanos del vestuario del técnico argentino. Y que la Casa Blanca se acuerde del caso Alves, que todavía es una pieza fundamental en el PSG. Benzema, el mejor delantero centro del mundo, es como una comedia francesa de Moliere. Exactamente, «El burgués gentilhombre», personificado por monsieur Jordan Benzema. En cuanto a Vinicius, para los desatinos de una crítica madridista es un fenómeno. Un fenómeno, de risa.