IconCASAS DE APUESTAS
IconBONO
IconLIVE SCORE
IconPRONÓSTICOS
IconAPPS
Ba

El Barcelona pasa de ronda pese a la denuncia del Levante

Estaba la noche para moscones, con libros de derecho en el córner, recursos, abogados y togas, y apareció el mosquito, más conocido como Dembélé, quien dictaminó que el Barcelona pasa de ronda de manera provisional. Él fue el más destacado de un partido con aire fantasmal, un evento con asterisco, una cena de empresa con agua en la mesa, un bólido con gaseosa. Para siempre será el partido de Chumi.

Ante el chapapote jurídico de las horas previas el Barcelona recurrió sólo a uno de sus mejores abogados, Messi, el que resuelve cualquier tipo de litigio. El otro, Luis Suárez, esperaba en el banco con el tenedor en la espinillera, acostumbrado a cenar defensas. El argentino podía haber disputado el encuentro con mallas. No podía faltar un gol en el que vistió al balón de primera comunión para que no se ensuciara.

Sin el uruguayo había que congeniar el tridente Dembélé, Messi, Coutinho. El francés y el argentino abrieron pronto el despacho mientras el brasileño está en un momento de rebelión de las musas. Como la noche estaba muy rara,Dembélé hizo un doblete de ilusionista porque ninguno de los dos goles pareció exento de trucos.

En el primero puso la pierna para que rebotara un despeje de Cabaco. En el segundo dribló a Aitor, remató con pifia y en colaboración con el portero el balón fue hasta la portería.

Messi y Dembélé fueron los grandes protagonistas ante el Levante – CosminIftode / Shutterstock.com

Noche de inspiración

El Levante, bien puesto en el césped, se desarmó en esos lances entre la inspiración y la ruleta. El Barça comenzó a mandar en el césped gracias a la cadera de Arthur y la entrega de Vidal, uno de esos futbolistas que entiende de pleitos según figura en el currículum. El chileno no entiende de encuentros de fogueo.

El partido era ideal para utilizar prismáticos sobre Murillo. El colombiano, todavía fuera de sistemas, pasó muchos apuros para contener a Boateng, un delantero con tendones y músculos hasta en la patilla. Hizo pareja con Lenglet, una póliza de seguros en esta temporada.

El tercer gol, obra de Messi, dejó ya en los bufetes la eliminatoria. Arthur era el monarca de la zona central del campo. El brasileño se lo pasó bien y sólo le faltó un gol en uno de los remates diabólicos desde fuera del área. Al Levante se le hacía muy largo el compromiso. Llega un momento en el Camp Nou en el que hay que pensar en salir sin muchas heridas en el marcador.

Con la goleada Valverde mandó de caza a Luis Suárez por Coutinho. En su pulso semanal con Dembélé volvió a dar la razón a Valverde. El francés puso firme el despertador y no está dispuesto a salir de la foto. Eran minutos para dar ovaciones a quien se lo hubiera merecido, como Dembélé, que dejó su puesto a Denis Suárez, otro jugador al que se traspasa cada quince días. Luis Suárez buscó el gol en un par de escaramuzas, pero Aitor evitó su ración de festejos. En la otra frontera Boateng probó la madera. Se acabó el césped y comienza la prórroga en los comités.