El Barcelona con la mirada puesta en el triplete

El Barcelona se enfrenta esta noche al reto de enterrar de manera definitiva el maleficio de los cuartos de final de la Champions. El equipo azulgrana lleva estrellándose tres temporadas en esta ronda. Y la última de mala manera. Nadie olvida Roma, la experiencia está ahí como Valverde bien apuntó en la rueda de prensa de ayer. Todos saben que menospreciaron al rival desde el momento en que apareció su bola en el sorteo. El 4-1 de la ida solamente sirvió para acrecentar su exceso de confianza. El resultado ya lo saben. Un 3-0 humillante y billete de vuelta a casa.

En Can Barça todos han tomado buena nota de la debacle. Saben los errores cometidos, en el banquillo y en el campo. Nada hace presagiar un nuevo hundimiento. También porque han visto de lo que es capaz el rival de esta noche. El PSG afrontó la vuelta de los octavos en una actitud similar con la que el Barcelona viajó a Roma. El 0-2 de la ida en Old Trafford invitaba a la relajación. Y así fue, el todopoderoso PSG quedó fuera ante un United plagado de reservas que le dio una soberana lección en el Parque de los Príncipes. A los dos minutos ya le había marcado un gol.

El Barcelona sabe que hay mucho en juego. En primer lugar, por lo que supone entrar en unas semifinales de Champions. A la afición le cuesta asimilar como en los últimos tres años, el equipo que cuenta con el mejor jugador del mundo no es capaz de entrar en esta ronda. Atlético, Juventus y Roma lo impidieron. Y el Madrid se llevó los tres títulos, algo que también escuece y de qué manera. Las Ligas ganadas no bastan para digerir tanto triunfo blanco en Europa.

La afición culé confía en una gran temporada del equipo – Christian Bertrand / Shutterstock.com

Recta final

El Barça quiere volver a reinar y eso pasa por seguir vivo en Champions. Pero hay más. Pasar a semifinales significaría acercarse ya de manera razonablemente optimista al triplete. El equipo de Valverde estaría a cuatro partidos de repetir la hazaña de conseguir los tres ‘majors’ de la temporada y sin la necesidad de ganarlos todos los partidos.

La Liga está ya en el bolsillo. Sólo hace falta saber el día de la proclamación. A la Copa le falta un partido. El Valencia está en un excelente momento de forma y augura una dura batalla a pesar de que se le acumula el trabajo en la Liga por entrar en Europa y en una Europa League que tiene bien encarada para entrar en semis. Y luego quedaría la Champions: dos partidos (presumiblemente contra el Liverpool) y una hipotética final. En el horizonte se perfila ya con nitidez la opción triplete.

Nadie duda que el Barça conquistará la Liga por vigesimosexta ocasión, la segunda consecutiva y la octava en los últimos once años. Pero el gran reto es hacer los deberes cuanto antes. Haga lo que hagan Atlético y Real Madrid, los de Ernesto Valverde serán campeones si doblegan, por este orden, a Huesca, Real Sociedad, Alavés y Levante. Hasta pueden empatar uno de ellos. No es ninguna quimera y permitiría afrontar los últimos tres partidos ligueros (Celta, Getafe y Eibar) sin nada en juego. El Barcelona juega esta noche un interesante partido ante el Manchester United para el que recomendamos que apostéis a la victoria de los catalanes a cuota 1,34 en Betsson.