El Atlético de Madrid intenta retener a Lucas

El pasado miércoles desató un huracán en todo el Atlético. El Bayern llegaría a la capital de España con los 80 millones de la cláusula de rescisión para llevarse ya a Lucas Hernández, uno de los futbolistas más importantes en la entidad rojiblanca. Tras el desmentido inicial, en el que decían que ni jugador ni el equipo de Múnich reconocían esa intención, la realidad confirmó al club que era inminente la salida del futbolista.

En ese momento los rojiblancos pusieron en marcha toda su maquinaria para frenar la marcha de su futbolista. Primero, intentando convencerle de que diera marcha atrás en su decisión. Le recriminaron, de paso, que les hubiera engañado al decir que no tenía intención de irse ya a la Bundesliga. Luego llegaron los mensajes, en privado y en público, de Diego Pablo Simeone. El argentino reconoció la oferta (“es normal que el Bayern quiere pagar la cláusula de Lucas) y, tras el partido del Espanyol, que respetaría la decisión final del canterano (“haga lo que haga apoyaré a Lucas, le quiero mucho”).

Pero los intentos del Cholo no dieron resultado. Tampoco los del propio Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado. Ni siquiera los del vestuario rojiblanco, que mediante sus capitanes intentaron hacer cambiar de opinión al defensa. Entre ellos un Antoine Griezmann que es el alma gemela de Lucas en el vestuario. La respuesta del mayor de los Hernández fue que tenían la decisión tomada y no daba marcha atrás.

Al Bayern en junio

Es aquí cuando aparece la otra parte del triángulo, el Bayern. Miguel Ángel Gil llamó a Rummenigge, presidente de los alemanes, para pedirle que no ejecutara la cláusula de rescisión. Al menos, que no lo hiciera en enero por el destrozo deportivo que provocaba a los rojiblancos a mitad de temporada. Pese a que algunos medios, como Mediaset en su informativo de Telecinco, informaron ayer que los de Múnich no olvidan al jugador en la apertura del mercado invernal (además de que han quedado para hablar en el mes de enero), la realidad es que los poderosos dirigentes del Bayern prefieren no hacer una operación hostil contra un Atlético con el que mantienen buenas relaciones. En definitiva, aplazar la operación a junio y hacerlo de manera amistosa entonces. Todavía, eso sí, quedan más capítulos del culebrón Lucas.

Lucas defendiendo a Luis Suárez – Jose Breton- Pics Action / Shutterstock.com

Parece que Lucas Hernández no se moverá del Atlético en este mes de enero después de las conversaciones que club rojiblanco y Bayern han tenido en estas últimas horas. La entidad germana está muy interesada en el defensa del Atlético, pero no habrá ningún movimiento en enero tras el diálogo entre Gil Marín, Berta, Rummenigge y Hoeness. El Bayern se dirigió al Atlético para hacerle saber el interés en el defensa francés y el club rojiblanco le hizo a su vez ver que no tiene ningún interés en negociar por el futbolista. Todo lo contrario, busca ampliarle su contrato. El Bayern no pagará la cláusula de Lucas ni se lo llevará por la fuerza.

Intención del Atlético

El Atlético quiere renovar al jugador, aunque ambos clubes han quedado en dialogar a finales de enero, una vez hayan pasado las fiestas navideñas. El Bayern tiene en su agenda a Lucas, el Atlético lo sabe y habrá que ver en enero cuál es la situación final, aunque ya de cara a la próxima temporada. Las relaciones entre ambos clubes son muy buenas y se pondrán de manifiesto en futuros diálogos y encuentros. Simeone respira. Lucas seguirá en el Atlético hasta verano. Luego puede pasar cualquier cosa (renovar o marcharse al Bayern), pero el defensa terminará esta temporada 2018-19 vestido de rojiblanco.