IconCASAS DE APUESTAS
IconBONO
IconLIVE SCORE
IconPRONÓSTICOS
IconAPPS
Ba

De Jong confirma su fichaje por el Barcelona

Dos días después de anunciar un parche hasta final de temporada que responde al nombre de Kevin-Prince Boateng, fruto de una negociación relámpago parecida a la que hace unas semanas vistió de azulgrana a Jeison Murillo, el Barça confirmó el éxito de una operación totalmente contraria, cocinada a fuego lento, con competencia y con vistas a la próxima década.»Es un fichaje estratégico», resumen desde el Camp Nou. Frenkie de Jong será más caro (75 millones más 11 en variables) de lo que hubiera sido el pasado verano, cuando tenía menos pretendientes y el PSG aún no le había «impresionado», pero genera tanto consenso e ilusión que su alto precio, para tratarse de un futbolista que debutó con la Holanda absoluta hace pocos meses, queda en segundo plano.

Obviando diferencias futbolísticas y culturales, la llegada de De Jong recuerda a la de Neymar. Ambos futbolistas se comprometieron con el Barcelona a los 21 años, en plena ebullición profesional, y rechazaron ofertas más altas a cambio de jugar en España, cerca de Leo Messi y encantados de soportar el peso histórico de una camiseta como la azulgrana. 

Tanto a ‘Ney’ como a Frenkie se les convenció con fichas millonarias, sí, pero también colocándoles un cartel de elegidos para dejar huella en un proyecto que ellos ya admiraban en sus años mozos. Por eso dolió tanto la salida prematura del santista, que estaba llamado heredar los galones Messi cuando el 10 diera un paso al lado. La expectativa también es alta con el holandés, de quien se espera que lidere la medular durante los próximos lustros. El encargo es mayúsculo y no estará exento de presión, pero a la vez será apasionante.

De Jong jugando Champions esta temporada – Anton_Ivanov / Shutterstock.com

NO al PSG

Poco después de posar sonriente con un todavía más sonriente Josep Maria Bartomeu, De Jong concedió una entrevista a ‘Voetball’, donde reiteró que irse al Barça «es un sueño» y transmitió que se siente capaz para jugar en las tres posiciones medias del tradicional 4-3-3. Precisamente, esta polivalencia es vital para entender por qué la apuesta de la dirección deportiva del Barcelona ha sido tan fuerte. A Frenkie se le ven cualidades tanto para funcionar a corto plazo al lado de Sergio Busquets como para hacerlo más adelante en su defecto. El holandés llega para ser una pieza clave en una línea del campo que en 2015 perdió a Xavi, en 2018 a Iniesta y que se prepara para seguir cambiando.

Con De Jong, que probablemente heredará el dorsal 6 de Denis Suárez, el Barça se asegura un relevo que el club también prevé que encarnen otros futbolistas. Unos ya están en la plantilla. Y otros lo estarán muy pronto si su proceso de cocción es el que los técnicos intuyen. Al primer grupo pertenece Arthur Melo, cuyo proceso de adaptación está siendo muy orgánico teniendo en cuenta que nunca había vivido ni jugado en Europa hasta hace unos meses. El brasileño, apuesta ciega de Robert Fernández, controla la posición sobre el campo como si hubiera estudiado en La Masía y es una garantía a la hora de gestionar el balón. También está llamado a grandes cosas Carles Aleñá, que subió al primer equipo el verano pasado y no pinta que vaya a moverse. Es un interior compacto, dotado para el disparo y que cada vez entiende mejor los tempos.

Por debajo, aún con ficha del filial, asoman la cabeza Riqui Puig y Oriol Busquets. El primero fue el protagonista de la última gira americana y es, sin duda, la gran esperanza de la cantera culé, cada vez menos representada en el primer equipo. Sus características recuerdan a las de Iniesta, pero los técnicos no quieren correr con él porque, a sus 19 años, todavía le falta desarrollo en el apartado físico. Un año mayor es Busquets, que igual que su tocayo de apellido actúa de pivote defensivo. Messi espera devolverles paredes a medio plazo.