IconCASAS DE APUESTAS
IconBONO
IconLIVE SCORE
IconPRONÓSTICOS
IconAPPS
Ba

Benzema da una nueva exhibición ante el Espanyol

El Madrid cumplió con las expectativas generadas en los últimos partidos y venció en Cornellà con la autoridad que impuso Karim Benzema. El francés fue la gran estrella madridista en una actuación inspiradísima, que abusó de las concesiones defensivas del Espanyol. Dos goles y un recital con la bola, dentro y fuera del área, desarbolaron a los pericos.

Es hora de reconocer a Solari que ha rearmado al Real Madrid. Cogió a un equipo mustio, físicamente desfondado y desprovisto de líderes. Todo eso ha desaparecido, incluyendo además el toque del entrenador. Ha dejado de ser noticia la ausencia de algún futbolista, indiscutible hasta su llegada, porque no se aprecian fisuras en el bloque. Presión alta, despliegue fisico y aparición de sus mejores hombres para establecer las diferencias.

Tampoco concede el Madrid los minutos iniciales sino que establece las reglas desde el saque inicial. El Espanyol fue además un rival perfecto para el despliegue blanco, con muchos problemas de confianza y de seguridad en la salida de balón. Recibió el primer gol en cuatro minutos, después de que avisara Vinícius con una diagonal. Controló Modric al otro lado, aceleró y buscó el hueco que no le cerró nadie. Ni Roca, ni Hermoso ni Dídac Vila. Claro, el croata se plantó en el área, obligó a la parada de Diego López y Benzema completó el 0-1. Fácil.

El francés es ahora el jugador que el madridismo sospechaba. En esa relación de desamor con Karim, a la hinchada le desesperaba el desdén con que afrontaba muchos partidos. En Cornellá fue imposible de sujetar por los pericos, cayera por donde cayera. No es de extrañar que su entrenador pida que no se opere del dedo. Es esencial en el renacimiento blanco, y ayer ofreció una exhibición monumental.

Benzema está siendo pieza clave del Real Madrid – Anton_Ivanov / Shutterstock.com

Un equipo superior

Sumó el Madrid el segundo muy pronto, castigando de nuevo la flojera defensiva local. Sacó Kroos en corto un córner a Modric, centró cómodo y Ramos, muy suelto en el segundo palo, colocó de cabeza en el ángulo. Golazo. En un cuarto de hora se adivinaba un partido comodísimo para el Madrid, que sólo tuvo un ratito de dudas. Fue Baptistao el protagonista por derecha. A la primera respondió muy bien Courtois. A la segunda se venció el belga para el 1-2.

La estrechez en el marcador no alteró la dinámica. La autoridad del Madrid con la pelota no permitió muchas alegrías a los pericos, que apenas generaron en área enemiga. Al borde del descanso, Benzema se recostó en banda izquierda, buscó la entrada de Vinícius que taponó Hermoso, y el francés, atento a la jugada, colocó con suavidad junto al palo.

El 1-3 en la pausa establecía diferencias notables. Además, Benzema se encargó de aumentarlas en cada balón que tocó tras el descanso. Elegante e inspirado, se asoció con Lucas, controló de espaldas y rebasó a todo contrario que le salió al paso. En uno de sus jugadones regaló un gol a Modric, en el segundo se lo pasó a Carvajal. En ambas oportunidades, la respuesta sobresaliente fue de Diego López, que evitó una goleada de escándalo. Nada pudo hacer en el cuarto, ya con Gareth Bale en el campo. Entró por Vinícius, esta vez más apagado, y convirtió la primera pelota. Nació en la lesión de Baptistao. La bola cayó a Benzema que sirvió atrás para Lucas, filtró el gallego, también acertado, y el galés anotó tras girarse de lujo.

El paseo madridista se acabó con la expulsión de Varane. Se cruzó en el peor momento y vio la roja directa. Solari metió a Reguilón de central y a Marcelo de lateral, con Casemiro incrustado atrás. Los brasileños tienen esa tendencia a la distracción defensiva que dio vidilla a los pericos. Se entretuvo Casemiro y obligó a Carvajal a sacar bajo palos. Se quedó enganchado Marcelo y habilitó a Rosales para que anotara el 2-4. Así apretó el Espanyol el resultado y acabó en campo contrario. Escaso consuelo para un equipo en problemas frente a otro que parece alcanzar velocidad de crucero. El Madrid se está volviendo fiable.